Inicio > Entrevista a la Doctora Martínez Padilla: el lipofilling y el aumento mamario
facebook
twitter
linkedlink
imprimir
enviar
descargar
Entrevista a la Doctora Martínez Padilla: el lipofilling y el aumento mamario
Artículo
03/11/2017
Entrevista a la doctora en la cafetería de la clínica Fátima
Autor:
Elena Rojas
Lugar:
Sevilla

Diferentes son los motivos que empujan a las españolas a someterse a intervenciones para mejorar el aspecto físico de sus senos. Pero en muchas ocasiones, el desconocimiento y la falta de información hacen que los pacientes no sepan realmente qué opciones existen en el mundo de la cirugía plástica.

Por ello, entrevistamos a la Doctora Ana Martínez Padilla, cirujana plástica y estética, especialista en rinoplastia del Hospital Fátima, con el fin de acercarnos mucho más al mundo de la cirugía plástica y en concreto a las operaciones mamarias y a las nuevas técnicas del lipofilling, una técnica aún bastante desconocida en nuestro país y que ahora está a disposición de los pacientes de Hospital Fátima de Sevilla.

¿Cuántos caminos en cirugía plástica existen para conseguir el tamaño de pecho deseado? Existen distintas formas de conseguir un aumento mamario. Siempre que se quiera aumento y no una reconstrucción o mastectomía, que existen aún más. Lo más frecuente es el aumento mamario con prótesis, que puede ser de varios tipos: rellenas de suero fisiológico o rellenas de silicona (son las más corrientes), que a su vez pueden ser de diferentes formas y cubiertas. Las prótesis de suero fisiológico por ejemplo son más duras, innaturales, más redondas y se desinflan con el tiempo, lo que condiciona a más intervenciones. Luego, además existe el aumento mamario con grasa corporal, el lipofilling mamario.

¿En qué consiste el lipofilling mamario? Esta técnica consiste en extraer grasa mediante una liposucción en una zona del cuerpo donde se acumula en exceso, como puede ser la barriga o la cara lateral de los muslos, cualquier sitio donde tengamos un depósito de grasa que nos esté molestando, por ejemplo. Nosotros sacamos la grasa con un liposuctor que la saca viva en un 90%, la almacenamos en este colector estéril y seguidamente la infiltramos en la zona que queramos rellenar (ya sean mamas, glúteos, cara, manos, pies, cicatrices...).

¿Es una intervención más larga en el tiempo que la reconstrucción mamaria con prótesis? Depende de lo accesible que esté la grasa. Quizás es un poco más larga porque requiere el proceso previo de extracción. Si alguien tiene mucha grasa en la barriga, por ejemplo, la extracción será muy rápida, pero si la persona está muy delgada tienes que sacarla de diferentes zonas y tardas más.

¿Existen más o menos riesgos en comparación con la reconstrucción mamaria con prótesis? Son totalmente diferentes. En el aumento mamario con prótesis, más allá de los riesgos que tiene la cirugía (riesgos de la anestesia, infecciones, etc.) por el mero hecho de operarte, pues tienes también los riesgos relacionados con las prótesis como portadora de ellas. Estos riesgos pueden ser de rotura, de contractura capsular, insuficiencia capsular, disposición de la prótesis, el envejecimiento con el paso del tiempo, la aparición de arrugas, el rippling, que se noten, que se descoloquen, que causen mamas asimétricas, que aparezcan ganglios de la silicona en las axilas... Además, existe un tipo de linfoma relacionado con la portadora de prótesis mamarias, aunque el número de casos es bajísimo, de unas 300 mujeres en todo el mundo, aun así sabemos que existe esa posibilidad. Por otro lado, los riesgos del lipofilling son los mismos que los riesgos de la liposucción, pero no por ello menos graves, es más, se puede dar en una liposucción un embolismo graso o trombosis venosa profunda en la zona donde se está realizando la liposucción, incluso verse alterada la sensibilidad de la zona. La diferencia es que estos riesgos desaparecen cuando pasa un periodo de tiempo, en cambio los de las prótesis se tienen por el simple hecho de ser portadora.

Un dato importante que destaca la doctora es que en el aumento mamario con grasa en cada procedimiento el pecho puede crecer de media una talla o talla y media, no más. Para lograr un mayor aumento habría que repetir dicho proceso en dos o tres ocasiones. Sin embargo, la naturalidad en el resultado es mayor con la técnica del lipofilling. "Es tu pecho, pero más grande". También hay que destacar que cuando hablamos de un pecho más grande, no hablamos de un pecho más elevado. Para ello, deberíamos unir a nuestra intervención quirúrgica una mastopexia, algo totalmente compatible con el aumento mamario tanto por lipofilling como por prótesis.

¿Existe mayor o menor riesgo en función de la edad u otros factores físicos del paciente? Todas las operaciones y liposucciones tienen mayor riesgo si el paciente es de mayor edad. Aunque existe un rango muy amplio de seguridad para las operaciones quirúrgicas. Al igual de que si padeces alguna enfermedad habrá más riesgos y en muchas ocasiones condicionará que no te operen. Tampoco operamos a personas menores de 18 años que aún no hayan terminado el desarrollo.

¿Cómo es la recuperación del lipofilling? ¿Es más dolorosa? Es prácticamente indolora. Tienes un poco de sensación de agujetas en la zona donde se ha extraído, mientras que en la zona donde se ha injertado poco o nada. En cambio, en la recuperación habrá cierta inflamación en la zona que nos hará creer que tenemos más aumento de pecho del que realmente tenemos, por eso hay que decir de antemano que el aumento será de talla o talla y media.

En un principio, lo normal es que parte de la grasa se muera o no agarre bien, es decir, que no prenda. Hablamos de alrededor de un 30 ó un 40% del total injertado. De ahí la importancia de que las células introducidas en el paciente estén vivas. Además, la grasa se suele extraer de zonas en las que nos cuesta más trabajo adelgazar, como la barriga o los muslos, ya que esta se comportará de la misma forma a pesar de que tras la operación se encuentre ubicada en otra parte del cuerpo, favoreciendo así su difícil eliminación en caso de que el paciente pierda peso a lo largo de su vida.

¿El lipofilling deja algún tipo de cicatriz o señal evidente del proceso? Sí. Pero las heridas que deja la liposucción son muy pequeñas, de unos cuatro milímetros y suelen ser una o dos heridas.

¿La gente está informada acerca de esta técnica? Ni de esto, ni del aumento mamario, ni de nada. La gente no sabe ni que esto existe. Normalmente, las que quieren aumentar el pecho con prótesis son personas muy delgadas o personas que quieren aumentar mucho el volumen en una sola operación. Porque con el lipofilling a las personas con bajo índice de grasa corporal no podemos sacarle en varias ocasiones. Hablamos de un índice de grasa menor al 20%. Es más, a estas personas que son muy delgadas las obligamos incluso a engordar para poder hacerles la liposucción. Después, deberán mantener su peso.

En Sevilla, ¿sólo podemos hacernos este tipo de intervención en el Hospital Fátima o existen otros centros que la realizan? Existen otros centros, pero sólo en el Hospital Fátima existe la técnica del Body Jet. Una técnica que, en vez de meter canulazos mecánicos y sacar la grasa mecánicamente, lo que hace es introducir un abanico de agua que corta y deja la grasa flotando, lo que evita que arranques la grasa ya que la deja suelta pudiendo así sacarla e introducirla en la zona deseada al mismo tiempo, gracias a un liposuctor específico.

Esto es, con la técnica del Body Jet se extrae la grasa mediante un chorro de agua muy preciso, lo que supone que sea menos invasivo para el paciente y que se puedan obtener mejores resultados, transfiriendo la grasa de una parte del cuerpo a otra preservando la viabilidad de las células de grasa removidas.

Lo cierto es que el lipofilling es una técnica bastante segura que permite al paciente obtener el alta médica en tan sólo un año, cosa que no ocurre con las personas portadoras de prótesis que pueden llegar a necesitar cambiarlas en algún momento de su vida. Ambas opciones se realizan en personas enfermas de cáncer, aunque sí se conocen casos de linfoma en los que han muerto personas a causa de ser portadores de prótesis.

¿Qué tipo de resultados obtenemos con el lipofilling? Son diferentes. Por ejemplo, con el lipofilling nunca vas a conseguir que la parte superior del pecho esté muy turgente porque es un pecho normal. Y también dependerá de la cantidad de grasa que introduzcas, no a todos los pechos se les puede meter la misma. Si tienes un pecho grande, puedes aumentar más porque existe más sitio donde introducir la grasa. Si tienes el pecho pequeño no puedes aumentar más de una talla o talla y media. Ya que las células que introducimos necesitan tener vasos sanguíneos que las nutra hasta que les salgan a ellas, un proceso que tarda varios días. Por lo que cuanta más grasa haya en la zona injertada mejor, para que éstas estén en contacto con tejido vivo. También se pueden combinar prótesis con grasa, algo que se hace en personas muy delgadas consiguiendo un resultado más natural y mayor cobertura con el paso del tiempo.

Se puede usar en cualquier parte del cuerpo. Donde más se hace el lipofilling es en la cara para crear volumen. Además, en la cara prende casi todo. En el cuerpo se pierde entre el 30 y el 40% mientras que en la cara prende un 90% porque la vascularización es muy alta. La cara puedes mantenerla quieta en la recuperación, mientras que los pechos rebotan al andar al igual que los glúteos, por ejemplo.

Otros lugares bastante comunes donde se usa el lipofilling también son los huecos de los ojos de las personas mayores o los labios (evitando así los rellenos de ácido hialurónico, que se pierden con el paso del tiempo). Aunque en estos últimos, por ejemplo, se absorbe parecido al cuerpo, debido al continuo movimiento inevitable que éstos tienen, y la grasa no prende como en las zonas de la cara. Aún así, es posible realizar dicha intervención en varias ocasiones ya que al ser una zona tan pequeña se necesita poca cantidad de grasa extraída y la operación se realiza con anestesia local.

Hablamos de un proceso muy interesante que no sólo se usa para rellenar zonas del cuerpo en las que queramos más volumen, sino también para mejorar incluso el aspecto de nuestras estrías. Ya que mediante la absorción de grasa obtenemos la fracción vascular estromal, es decir, células madres que nos permitirán, mediante la infiltración, rejuvenecer o mejorar el aspecto de manchas, cicatrices, la alopecia, aclarar zonas de la piel oscurecidas, mejorar la calidad de la piel en grandes quemados, etc. Además, se consigue también la regeneración de cartílagos. Hablamos pues de medicina regenerativa, usada en el deporte de competición para regenerar las fracturas en articulaciones de deportistas de élite.

> Especialidades Médicas:
Hospital Fátima

954 61 33 00

Centralita

955 04 03 63

Solicitar Cita
© 2017 Hospital Fátima
Accesibilidad    |    Aviso legal
Política de calidad
Política de calidad