Inicio > El consumo moderado de cerveza, dentro de la dieta mediterránea, puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares
facebook
twitter
linkedlink
imprimir
El consumo moderado de cerveza, dentro de la dieta mediterránea, puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares
Imagen Noticia
21/05/2018 19:20
El estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), que trata el efecto de la dieta mediterránea y el consumo moderado de bebidas fermentadas en la salud cardiovascular, declara que los antioxidantes que contienen este tipo de bebidas podrían protegernos frente a la aparición de enfermedades cardiovasculares.

El Doctor Ramón Estruch, consultor senior del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, ha señalado que el estudio PREDIMED recalca que la dieta mediterránea nos proporciona efectos beneficiosos a través de la mezcla de alimentos. De ahí la importancia de centrarse en los patrones alimenticios, donde predominan el consumo de verduras, frutas, legumbres y hortalizas, junto a cereales integrales, pescado, carnes blancas, frutos secos y aceite de oliva. Además, señala que las bebidas fermentadas, como la cerveza, dentro de un consumo moderado, podrían mejorar el perfil lipídico y favorecer la absorción de polifenoles (un tipo de antioxidante presente en este tipo de bebidas y en alimentos de origen vegetal) en adultos sanos.

El Dr. Estruch señala que la cerveza es una bebida fermentada, elaborada a partir de ingredientes naturales compuestos por vitaminas y minerales, compuestos de bioactivos como los polifenoles. Por lo tanto, el consumo de este tipo de alimentos ricos en este compuesto podría ayudar a disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o diabetes. Además, en el estudio realizado, observó que la composición corporal de los sujetos participantes no se vio afectada tras el consumo moderado de cerveza.

Las investigaciones incluso hacen mención a una posible bajada de la presión arterial sistólica tras el consumo de esta bebida, sobre todo en el caso de la cerveza sin alcohol. También se observó que el llamado "colesterol bueno" aumentaba, al igual que la concentración sanguínea de células progenitoras endoteliales.

Es importante destacar que durante el estudio se halló isoxanthohumol en la orina de las personas que habían estado consumiendo cerveza sin alcohol durante cuatro semanas. Mientras que no se encontró en las que habían ingerido bebida destilada. El xanthohunol y el isoxanthohumol son compuestos polifenólicos antioxidantes que pueden reducir el estrés oxidativo, funcionan como antiinflamatorios y pueden incluso ayudar a la formación de nuevos vasos sanguíneo, ayudando así a la cicatrización de las heridas.

En definitiva, el estudio PREDIMED, transcurridos cinco años, nos apunta que se percibe una diferencia de un 30% en la incidencia de enfermedades cardiovasculares en aquellas personas que siguen una dieta mediterránea, baja en grasas, suplementada con aceite de oliva y frutos secos. El Dr. Estruch hace hincapié en la importancia del patrón de consumo de bebidas fermentadas, dentro de un patrón de consumo moderado, acompañado en todo momento de alimentos. Asimismo, apunta que, por el contrario, un consumo irregular y excesivo de alcohol, tendrá efectos muy negativos en la salud.

Hospital Fátima

954 61 33 00

Centralita

955 04 03 63

Solicitar Cita
© 2018 Hospital Fátima
Privacidad    |    Aviso legal
Política de calidad
Política de calidad