Inicio > Portal del Paciente > Documentos de Interés > Analgesia en el parto: técnica epidural
Descargar
Analgesia en el parto: técnica epidural
Unidades asistenciales:

EN QUÉ CONSISTE. PARA QUÉ SIRVE:

La maternidad suele ser una experiencia muy gratificante aunque el parto puede resultar doloroso. Existen diversos métodos para controlar el dolor durante el parto, siendo la analgesia epidural y sus variantes (analgesia intradural o intradural-epidural combinado) los procedimientos analgésicos que más se utilizan en la actualidad.

CÓMO SE REALIZA:

Se realiza cuando se ha iniciado el parto (cuando hay contracciones uterinas); sin embargo deberá tenerse en cuenta que cualquier actuación ha de estar sujeta al criterio del especialista.

La técnica consiste en la administración de fármacos (anestésicos locales y/o analgésicos) en una zona de la columna vertebral conocida como "espacio epidural". Los fármacos se administran a través de un catéter (tubo de plástico muy fino) que se introduce en este espacio con una aguja especial. Para evitar las molestias de la colocación del catéter, se aplica un anestésico local en la zona baja de la espalda.

QUÉ EFECTOS LE PRODUCIRÁ:

El principal efecto, tanto de los anestésicos locales como de los fármacos analgésicos, es que le producirán un alivio importante del dolor durante las contracciones uterinas y el periodo expulsivo. La analgesia epidural dura todo el tiempo que dura el parto. Es normal sentir adormecimiento o debilidad temporal en las piernas. La analgesia epidural no aumenta la realización de cesáreas.

Tampoco afecta a la duración ni al progreso del parto.

EN QUÉ LE BENEFICIARÁ:

El alivio del dolor durante todo el proceso del parto hará que éste sea más confortable. La analgesia epidural posibilita que la madre permanezca constantemente despierta y pueda colaborar eficazmente en el nacimiento de su hijo/a. Al disminuir el dolor, llegará menos cansada al momento final del parto y podrá empujar mejor. Si el parto finaliza en fórceps o cesárea se puede utilizar el catéter para la anestesia.

OTRAS ALTERNATIVAS DISPONIBLES:

La administración de analgésicos por vía intravenosa o intramuscular.

QUÉ RIESGOS TIENE:

Cualquier actuación médica tiene riesgos. La mayor parte de las veces los riesgos no se materializan, y la intervención no produce daños o efectos secundarios indeseables. Pero a veces no es así. Por eso es importante que usted conozca los riesgos que pueden aparecer en este proceso o intervención.

LOS MÁS FRECUENTES:

  • Alivio parcial del dolor.
  • A veces es necesario recolocar de nuevo el cateter.
  • Picor en la cara o abdomen.
  • Náuseas, vómitos o temblores.
  • Descenso de la tensión arterial.
  • Pérdida de fuerza de forma transitoria en los miembros inferiores.
  • Dificultad para orinar en el postoperatorio inmediato.
  • Aumento del porcentaje de parto instrumentado.
  • Punción accidental de la duramadre que podría traducirse en cefalea (dolor de cabeza) que requerirá un tratamiento específico.
  • Dolor en la zona de punción y/o lumbalgia.

LOS MÁS GRAVES:

  • El paso del anestésico a la sangre provocando complicaciones graves como hipotensión arterial, arritmias cardíacas, shock y convulsiones.
  • Meningitis.
  • Hematoma epidural.
  • Debilidad o parálisis de los miembros inferiores.

SITUACIONES ESPECIALES QUE DEBEN SER TENIDAS EN CUENTA:

  • Alergia a algún fármaco.
  • Toma de anticoagulantes.
  • Obesidad importante, enfermedades de la columna vertebral (escoliosis o intervenciones realizadas sobre la columna), otras enfermedades que contraindiquen la realización de la técnica y/o que la pueden complicar o dificultar.
Hospital Fátima

954 61 33 00

Centralita

955 04 03 63

Solicitar Cita
© 2018 Hospital Fátima
Accesibilidad    |    Aviso legal
Política de calidad
Política de calidad